OTROS LUGARES

CANDELARIO

Este conjunto histórico es el mejor ejemplo de población serrana en la comarca: todo en ella tiene que ver con las montañas sobre cuyas laderas se ubica. Su arquitectura, que tiene en el granito y la madera los principales aliados, está hecha para dulcificar, en invierno y en verano, los rigores de un clima duro.

El trazado de sus calles está adaptado a la abundancia de agua que regalan las montañas. El otro rasgo que condicionó en el pasado las formas constructivas de la población fue la dedicación, casi en exclusiva, a la industria chacinera. Sus chorizos eran conocidos en cualquier lugar de España y desde aquí se abastecía a la Casa Real.

La visita al Museo de la Casa Chacinera desvela la razón de ser de muchas de las características de las casas de la localidad, como sus famosas batipuertas o sus paredes forradas de teja.

La iglesia parroquial atesora un bello artesonado mudéjar. El segundo domingo de agosto tiene lugar la celebración de la Boda Típica de Candelario, fiesta de Interés Turístico Regional, en la que se lucen magníficos trajes tradicionales.

BÉJAR

La constitución en el siglo XV del señorío ducal de Béjar, uno de los más importantes de España, marcó el devenir de esta ciudad. Especialmente por el empeño puesto por sus señores en el impulso del comercio de la lana y, más tarde, de la industria textil.

La ubicación de la ciudad, sobre un peñón alargado que los árabes fortificaron. En uno de sus extremos quedan el parque de la Antigua y uno de los tramos mejor conservados de la muralla. Cerca, la iglesia de Santiago es la más antigua de Béjar. Junto a la de Santa María la Mayor se localiza el Museo Judío David Melul. El edificio más representativo del poderío ducal es el Palacio Ducal, reconvertido en centro de enseñanza. Frente a él, la iglesia del Salvador se asoma a la plaza Mayor.

La ciudad cuenta con importantes museos, como el Museo “Legado Valeriano Salas” y el Museo “Mateo Hernández”. A las afueras se localizan el singular jardín histórico de “El Bosque”; la plaza de toros con gradas de piedra y el santuario del Castañar.